Actualidad

Hacia una iluminación más inteligente que pone el foco en las personas

18 de febrero de 2019
Madrid Foro Empresarial_14/02/2019

La jornada ‘El papel de la iluminación en la eficiencia energética’ se inscribe en el ciclo 2018/2019 ‘La transición energética’, de Madrid Foro Empresarial.

La iluminación es importante para la seguridad en la vía pública, la actividad en la calle, los desplazamientos, las labores de emergencia y genera negocio en los entornos urbanos.

Madrid Foro Empresarial ha convocado, con la colaboración de Secartys, una amplia mesa redonda en torno a ‘El papel de la iluminación en la eficiencia energética’ en el ciclo 2018/2019 ‘La transición energética’, que ha reunido a expertos de la Administración pública, de las Empresas de Servicios Energéticos (ESEs) y de la arquitectura. La iluminación en el turismo, seguridad, y paisaje; conceptos como “la identidad y la emoción” que describen a las ciudades y generan oportunidades de negocio; o el empoderamiento del consumidor en el nuevo modelo energético, fueron algunos de los temas que más debate suscitaron.

La primera sesión se ha centrado en los casos de éxito de iluminación eficiente, y ha sido moderada por Jessica Kamps, cluster manager del Cluster de Iluminación CICAT.

Juan Jesús Cuevas, responsable de Alumbrado Público de Elecnor, orientaba su intervención a los servicios energéticos en el alumbrado público, y situaba como contexto “la transición recorrida desde que Elecnor se adjudicó su primer contrato en 2008, cuando no se confiaba mucho en el LED, hasta ahora”, una etapa en la que se han superado “muchas incertidumbres” hasta encontrar “tecnologías robustas”. Elecnor cuenta con 50 contratos de servicios energéticos, opera en 100 municipios, y gestiona 50GW/año.

El director of Projects and Business Development de Escan Energy Consulting, Francisco Puente, explicaba la renovación del alumbrado LED en la ciudad de Santander. En este tipo de proyectos de ciudad, el tema de la contratación pública con una empresa de servicios energéticos (ESE o ESCO) resulta complicado, porque hablamos, en este caso, “de un compromiso por 15 años, con una empresa que tiene que proveer a la ciudad de 23.000 luminarias”, por lo que conviene “hacerlo bien”. La inversión en el proyecto de la capital cántabra, con el que se pretende generar un ahorro del 80%, asciende a 11 millones de euros.

El director de Estrategia de PragmatiQ, Roberto Atanes, ha centrado su exposición en la aplicación del IoT (Internet of Things) a la red eléctrica, tomando como referencia el caso de Telenor Connexion, una compañía que “ya en los 90 identificó el potencial del sector y comenzó a trabajar en el campo del IoT, que más tarde aplicarían las eléctricas de forma masiva”. Atanes ha mencionado algunas implantaciones o casos de éxito de Telenor Connexion.

El verdadero desafío del IoT viene cuando se empiezan a generar datos, porque se trata de saber gestionarlos. En el ámbito del consumo de energía a nivel doméstico, “no puedes acumular datos sólo porque una tecnología te lo permita, sino que tienes que gestionarlos”, ha afirmado Atanes. En este sentido las telecos ofrecen servicios capaces de ordenar, entender y gestionar esos datos que permiten una toma de decisiones para una gestión optimizada del consumo y sitúan al usuario en una posición privilegiada en la gestión de su consumo.

El responsable de la Línea Lighting de Gewiss, Domingo Moreno, ha hablado de ‘Pequeños municipios, grandes soluciones’, para poner ejemplos concretos en los que “a veces está igual iluminada un catedral que un edificio”, invitando a reflexionar sobre el papel de los lighting designer, “una figura que funciona bien en otros países”. Moreno se preguntaba “si existen luminarias que generen ahorros y se pueden prescribir para esos entornos, ¿por qué no se hace?” y encontraba una respuesta en que “la luminaria que cuida el entorno y respeta el medioambiente es más cara”, por eso ponemos la misma luminaria para todo “compro todas las unidades iguales” a mejor precio.

Oportunidades de negocio en edificios y ciudades

José Antonio Granero, de CGR Arquitectos, ha presentado la segunda parte de la jornada con una reflexión: “el que se celebren jornadas con empresas, profesionales que trabajan en el desarrollo de esas tecnologías y administraciones públicas, muestra que todos nos hemos transformado”. Para Granero, distribuir proporcionadamente todos los ingredientes de “la paella” es absolutamente necesario, porque “si sólo se pone el foco en la eficiencia, si sólo nos fijamos en la calidad, no estamos frente a un caso de éxito, necesitamos buscar el concepto global”. Granero recupeba para el debate los elementos de “identidad y emoción”, que describen a las ciudades y ofrecen oportunidades de negocio. “No es lo mismo iluminar un parque que una vía rodada, y todavía encontramos calles alumbradas con luminarias de autopista”.

En relación a las instalaciones de alumbrado, la asesora de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento de Madrid, Pilar Pereda, manifestaba que “a veces se habla de despilfarro de energía, pero no se pueden olvidar los efectos sociales: aumenta la seguridaden la vía pública, se prolonga la actividad en la calle, facilita los desplazamientos, las labores de emergencia”, en definitiva “la iluminación es importante para la vida, sobre todo en materia de seguridad”. El Ayuntamiento ha trabajado en la reducción de potencia en función de la zona. “En Madrid tenemos 257.000 puntos de luz, de los que 225.000 ya son de bajo consumo”, aseguraba Pereda. El porcentaje actual del alumbrado en la capital se reparte en 35% LED, 65% vapor de sodio. “Además todos los años hemos invertido tres millones de euros, de los presupuestos sostenibles, en cambiar luminarias”, comentaba la asesora del Ayuntamiento, “ahora toda la Gran Vía tiene LED, el camino viejo de Leganés, también, y se han introducido equipos electromagnéticos, que reducen el consumo cuando se reduce la actividad nocturna”.

El presidente del Sub-comité SC2 del CTN 178 – Ciudades Inteligentes, José Antonio Teixeira, abogaba por “usar la tecnología de un modo eficiente para incrementar la sostenibilidad y el valor, porque hemos tenido una curva de aprendizaje en Smart City para evolucionar hacia una implantación más sostenible de la tecnología”.

Un proyecto de eficiencia energética promovido desde la Administración pública debe tener planificación y estrategia, es decir, “se puede pensar en el alumbrado como algo más que un sistema para dar luz (turismo, seguridad, paisaje), una practicidad mayor que apagar o encender la luz” afirmaba Teixeira.

El arquitecto Ignacio Valero comentaba la importancia del confort y calidad de la iluminación desde el diseño y planteaba “cambiar o nivelar la manera en la que nos acercamos a la eficiencia energética en la iluminación, a través de un contexto más amplio, hacia expectativas globales” y proponía  “trabajar desde un vector diferente: hablar con los consumidores, trabajar con la gente”. Según Valero, “si conseguimos que el usuario diga ‘no quiero esa luz’, ya hemos ahorrado sin hacer nada”, porque “esta es la decisión más potente”. El reglamento de eficiencia energética, es responsabilidad del Ayuntamiento y debe fijarse realizando una medición del flujo de peatones y de coches para establecer los niveles adecuados de iluminación. “Nivelemos ese vector de tecnologías maravillosas, con el vector de los usuarios, y aprovechemos la inteligencia natural que nos quede antes de que llegue definitivamente la artificial”.

La directora del Congreso de Edificios de Energía Casi Nula y directora editorial del Grupo Tecma Red, Inés Leal, hablaba de la “relación existente entre edificio y ciudad” y de otra tendencia que ha dejado de serlo para materializarse en directivas sobre “el empoderamiento del usuario consumidor”, en las que ya se habla de “prosumidor”. En este nuevo modelo energético, cada edificio será generador de energía, surgirá un nuevo concepto de negocio “y el usuario estará cada vez más presente, a través de la tecnología”. El Smart City, ya no es un proyecto de ciudad, es una realidad, que genera “igualdad del territorio hacia un país de conectividad total” y esto ya no es una opción, “ni siquiera una cuestión ideológica, esto ya es una realidad”. Ahora toca “medir el resultado ambiental y emocional de las inversiones” añadía Leal, y concluía, “la tecnología democratiza la gestión de la energía, porque la pone en manos de los ciudadanos”.